Gatos

MIMOSA EN EL TEJADOMIMOSA

Con el simple nombre define su carácter esta gatita negra, de ojos color miel y pelo reluciente.Una gata mansita que recogimos por el descampado de la estación de trenes, medio escondida y sin atrever a moverse, nos dejó cogerla sin dejar de mirarnos. Como tantas veces ocurre, dueños desalmados dejan a sus gatos caseros en la calle, cerca de algún núcleo callejero, pensando que se sabrán buscar la vida. La realidad es bien distinta, se desorientan, no se integran y la mayoría de las veces mueren. MIMOSA tuvo mejor suerte, llegó al refugio  y conoció a nuevos amigos.

foto MIMOSA y Ana María

MIMOSA demostró ser una gata maravillosa, buena, tranquila, amiga de todos los demás gatos a los que se acercaba ronroneando con la mejor de las intenciones.

 

Ana María vino al refugio de la Protectora porque su otro gato, Federico, llevaba ya tiempo pidiéndole a base de maullidos y ronroneos, que le encantaría tener un compañero de juegos, y así no se quedaría solo en casa si se iba a trabajar. MIMOSA no dejaba de mirarla según hablaba de su otro gato y con unos cuantos roces a sus piernas, dejó bien claro que ella quería ser la nueva amiga de Federico. Y así ha sido y según nos cuentan ya se han convertido en amigos inseparables.

 

 

 

 

FOTO BIGOTES Y JUGUETEBIGOTES

BIGOTES es uno de los tres hermanitos que tuvimos que comprar a unos niños gitanos porque se entretenían con él y sus dos hermanos (BUHITA Y RABITO) con el peor de los fines para los gatitos.

BIGOTES es todo negro menos los pies de las patitas traseras que los tiene blancos, como si fueran calcetines. Muy curioso y un poco tímido, le gusta que le cojan en brazos a veces pero no siempre.

A los pocos días de llegar al refugio, su hermana BUHITA fue adoptada, y BIGOTES y RABITO decidieron que necesitaban una mamá de la que recibir mimos, y encontraron a DANA, una gata que vive desde hace años en el refugio de la Protectora y que aceptó desde el primer momento cuidar de los pequeñines. Les vigila todo el rato, les lame, y les defiende de cualquira de los gatos grandes que se acerquen a curiosear cuando duermen la siesta. Incluso a nosotros nos bufa si osamos interrumpir el sueño de sus dos hijos adoptados.

 BIGOTES busca una casa en la que vivir, una familia con la que compartir esa vida tranquila que tanto le gusta a los gatos, de placenteras siestas y ronroneos sin fin. Podéis venir a conocerle al refugio de LA PROTECTORA DE ANIMALES DE SALAMANCA (ASPAP), pero recordad:

BIGOTES sería muy feliz si no se separa de RABITO. Y nosotros añadimos que donde vive un gatito viven dos y que no hay nada mejor que dar una oportunidad conjunta a estos dos hermanos. Os esperamos!

SUGAR

 

A SUGAR le hemos recogido en la zona del Zurguén en un estado terrible: deshidratado y en estado de congelación. Rápidamente le dimos calor e inyectamos suero calentito pero su recuperación está siendo muy lenta. Apenas come, sólo quiere calor y sigue muy débil. Al llegar al refugio la pequeña ADY, otra gatita rescatada de la carretera, con apenas 4 meses ha demostrado ser la mejor de las mamás. Tanto ella como CABEZÓN no se separan de él para ayudarle a ponerse bueno y él está tan agradecido que no para de ronronear ante cualquier mimo humano o gatuno. Esperamos que SUGAR pueda recuperarse del todo para convertirse en un gato precioso, cruce de persa y con esos ojos color caramelo que rebosan cariño.

FOTO SUGARFOTO SUGAR Y AMIGOS

FOTO GRISY

FOTO PLATI

PLATI

NOS PREOCUPA SU PRIVACIDAD Las estadísticas de esta web se generan con la ayuda de Google Analytics (como la mayoría de webs). Los datos recopilados NO identifican a los usuarios y solamente sirven para mejorar nuestro servicio. Al utilizar esta web acepta el uso de estas cookies y otras estrictamente necesarias para el normal funcionamiento del servicio. Aviso Legal