Otros amigos

FOTO GATO Y SENAGATO Y SU AMIGA SENA

Os planteamos una adivinanza: "¿Quién es quién en la foto?"

La historia de GATO y su amiga SENA es otra de esas historias que no dejan de asombrarnos y nos demuestran que los animales nos dan cada día nuevas lecciones de respeto y convivencia frente a la intolerancia protagonizada por muchos humanos.

GATO es un ratoncito doméstico que cayó en manos de un indeseable, cuya vida trancurría entre borracheras, colocones y broncas. Otra de sus aficiones era maltratar a GATO, al que tenía todo el día encerrado, le daba de comer y beber cuando se acordaba, aunque el agua y la comida eran sustituídas a veces por alcohol y marihuana.

Su triste historia llegó por casualidad a una de nuestras compañeras, que conocía al tipejo, y le amenazó con denunciarle si no le dejaba llevarse a GATO, que en aquél momento estaba más muerto que vivo.

GATO se fue recuperando poquito a poco y sin desmerecer los cuidados de nuestra compañera Elva, hemos de decir que SENA, la preciosa perra de la foto y también adoptada en ASPAP, fue su compañera inseparable desde el primer día. En cuanto la vio, le hacía una camita entre sus patas, le daba besitos y la adoptó como una hija.

Y ya los véis, GATO y SENA, amigos inseparables que con su historia nos han regalado sonrisas pero sobre todo mucha ternura.

Por cierto SENA, qué orgullosos estamos de tí...!!

 

FOTO REGALIZ HAMSTERREGALIZ

 

A REGALIZ le gusta el maíz.... Así empezamos la historia de un pequeño hamster que un buen día apareció despistado en los jardines de la Cuesta de Sancti Espíritus, a los pies de una amiga de ASPAP, Protectora de Animales de Salamanca.

Era un pellejito gris, con los ojos llenos de legañas y pensando qué hacer en medio de la ciudad. No sabemos si nuestro pequeño REGALIZ (que debe su nombre a la chuche que en ese momento saboreaba nuestra compañera), estaba abandonado o se había escapado de algún establecimiento de animales poco recomendable, pero lo cierto es que supo llegar a buenas manos y salvar su vida.

REGALIZ ha sido adoptado por Sandra, otra de nuestras compañeras y tiene otro amigo de cuatro patas, PETER PAN, el perrillo que Sandra adoptó en nuestro refugio hace unos meses. Otro ejemplo de amistad entre animales de distintas especies que viven juntos tan agusto.

Qué seas muy feliz, REGALIZ!

 

 

FOTO HOP EN PERRERAHOP

Si de algo podemos calificar la historia de este pequeño conejo ha sido de rocambolesca. Una vez más nos quedamos boquiabiertos ante el trato que desde el Ayuntamiento de Salamanca se da a los animales en esta ciudad. En este caso ha sido la Concejalía de Salud Pública la encargada de poner la sin razón.

Colaboradores de ASPAP, la Protectora de Animales de Salamanca, tienen conocimiento que hay un conejo en condiciones penosas en la perrera de Salamanca (que es el servicio que tiene contratado el Ayuntamiento para la recogida de los animales abandonados), sucio, con las patas peladas y sin más cama que el suelo de cemento.

Lógicamente como Protectora de Animales de Salamanca, pedimos explicaciones de la situación del conejo y lo único que se nos dice es que habrá de permanecer allí los 20 días reglamentarios pero sin asistencia veterinaria.

 

HOP EN CASADesde ASPAP llamamos al Departamento de Salud Pública para pedirles que trasladen al conejo a la clínica veterinaria Serengueti, para que haga una revisión completa al conejo, dejando muy claro que TODOS LOS GASTOS VETERINARIOS CORRERÍAN A CARGO DE LA PROTECTORA (ASPAP). Pues por increíble que parezca la respuesta por parte de la Concejala de Salud Pública fue "NO" y se dio la orden al responsable de la perrera de que no permitiera que le sacáramos de allí hasta pasados los 20 días, luego ya podríamos hacer con el conejo lo que quisiéramos.

En fin, otro ejemplo más de las ideas primitivas a las que tenemos que hacer frente en ASPAP a la hora de defender los derechos de los animales en esta ciudad.

Pero el pequeño HOP resistió y damos las gracias a nuestras amigas de la Protectora LA MADRIGUERA y a Isabel, que vino a recogerle desde Madrid para llevárselo a su casa y ofrecerle una nueva vida. Ya véis el cambio del pequeñajo, un ovillo blanco, bien peinado y limpito, con sus patitas ya curadas y rodeado de mimos. Y gracias también a todos los que nos apoyásteis con vuestras llamadas. Entre todos hemos conseguido este final feliz!!

 

 

 

 

 

 

FOTO LAYA Y KALESY ABANDONADASLAYA Y KALESY

El caso de LAYA y KALESY ha sido una de las grandes alegrías de ASPAP, la Protectora de Animales de Salamanca. A esta yegua y su potrilla las habían dejado en un cercado sin alimento ni agua, a su suerte. Nuestros colaboradores Sheila y Emi las encontraron un día dando un paseo con sus perros.

Se les cayó el alma a los pies cuando las vieron famélicas, la potrilla (la de color negro) tenía además una de las patas con una herida tremenda infectada y con moscas. Ambas intentaban sacar las cabezas por debajo de la alambrada para comer la hierba que crecía a su alrededor, aunque sin mucho éxito. Cuando LAYA y KALESY les vieron empezaron a relinchar pidiendo ayuda y deseosas de una mano amiga.

Se fueron a casa a buscar comida y cubos para poder ponerles agua. Durante los días siguientes las gestiones fueron muchas a través de la Policía Local de Sta.Marta y el Seprona para localizar al dueño, que resultó ser un sinvergüenza, las había abandonado porque quería venderlas para carne al matadero y si las queríamos tendríamos que comprarlas. Nos ahorramos toda lo que hubo que aguantar y oir de semejante tipo, porque nos interesaba ante todo sacarlas de allí y salvarles la vida.

FOTO LAYA Y KALESY FAMILIA

 

Queremos dar las gracias a nuestro amigo Paco, gran amigo de ASPAP, porque se volcó para ayudarnos en este caso, buscó una finca a la que poder llevar a LAYA y KALESY y organizó el transporte de las mismas junto con Emi y Sheila. Espacio para correr, mucha hierba fresquita que comer, al margen de su buen pienso, y todo el agua que quisieran. Poco a poco fueron engordando, la pata de la potrita pudo salvarse gracias a las curas diarias y todos los mimos que recibían.

Y como no podía ser de otra manera, LAYA y KALESY fueron adoptadas por nuestros queridos amigos. Dos yeguas preciosas que son el orgullo de sus nuevos papis, que siempre tuvieron el sueño de compartir su vida con caballos, y así, de esta forma tan repentina, se cumplió.

En ASPAP estamos encantados con este final feliz logrado gracias al corazón y la perseverancia de la gente tan estupenda que tenemos a nuestro lado. Ahora toca disfrutar de largos paseos  y algún que otro trote campo a través.

 

 

 

FOTO CHATINMELON

NOS PREOCUPA SU PRIVACIDAD Las estadísticas de esta web se generan con la ayuda de Google Analytics (como la mayoría de webs). Los datos recopilados NO identifican a los usuarios y solamente sirven para mejorar nuestro servicio. Al utilizar esta web acepta el uso de estas cookies y otras estrictamente necesarias para el normal funcionamiento del servicio. Aviso Legal